Inicio CirculoDigital La UAM y sus redes de nepotismo

La UAM y sus redes de nepotismo

9 minuto leer
Comentarios desactivados en La UAM y sus redes de nepotismo
0
233

Altos funcionarios de la Rectoría General han contratado a familiares y amigos en sus cuatro años de gestión. Todos caben dentro la UAM siempre y cuando exista un beneficio para el rector general y su equipo más cercano.

Por Alejandro Lelo de Larrea

Nunca como hoy, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) está en su máxima opacidad. Cuestionados por su propia Junta Directiva y comunidad académica, Salvador Vega y León, rector general, y Norberto Manjarrez, secretario general, ya preparan su próxima salida de la UAM, junto con sus familiares y amigos.

Vega y Manjarrez desde que llegaron a la Rectoría General de la UAM, en agosto de 2013, maquinaron no sólo beneficiarse económicamente ellos, también instalaron sus redes de poder e influencia a través de familiares y amigos.

Hijos, esposas, sobrinos, hermanos, primos, cuñados, yernos y amigos del rector general fueron contratados por Manjarrez. Desde puestos de alto nivel, coordinaciones, direcciones, subdirecciones, asesores externos, hasta asistentes y choferes, forman la familia uamera del rector general.

El nepotismo de Vega, en complicidad con Manjarrez y sus dos principales operadores y amigos, Fernando Bazúa, coordinador general de información institucional y Raúl Leyva, coordinador general de administración, refleja no sólo su ambición sino también expone que su equipo de trabajo más cercano ha actuado bajo el mismo principio en estos cuatro años de gestión.

Como muestra de los excesos, se presume que en 2016 Bazúa ejerció más de 1 millón de pesos en gastos de representación y a Leyva, la Rectoría General, le compró un automóvil de lujo, entre diversos caprichos suntuosos.

Bazúa y Leyva también tienen su cuota de parentela en la UAM. Hijos, hijas, primos y amistades están, o estuvieron, en la nómina de la Universidad con la autorización de Manjarrez y bajo la venia del rector general.

Vega ha sido un rector general ausente de la UAM, dejando en manos de Manjarrez, Bazúa y Leyva, la operación de la oficina central, las cinco unidades, la Junta Directiva, el Colegio Académico, así como el manejo de los recursos, contratación de personal y proveedores.

En el periodo académico de 2016 Vega estuvo ausente de su oficina por lo menos la mitad de ese tiempo. Viajes nacionales e internacionales, visitas prolongadas y frecuentes a Cuba por proyectos de investigación, invitaciones interuniversitarias e institucionales en Europa, son algunas de las justificaciones.

Bazúa, quien fue demandado penalmente por el IFE en 1994 por obtener dos credenciales de elector con nombres falsos, ha presumido durante los últimos cuatro años entre conocidos y extraños, que gracias a él, Vega y León llegó a la rectoría general de la UAM y que le debe el puesto. Por ello acuerda desde lo público y lo privado, a nombre del rector general, cualquier asunto que le deje un beneficio político y económico.

Bazúa también se ufana de la íntima amistad que tiene con personalidades de la política nacional como Manlio Fabio Beltrones, el canciller Luis Videgaray y de la senadora Dolores Padierna, quien dice es su madrina, entre otros.

Por otro lado, Raúl Leyva alardea de ser muy cercano a Juan Manuel Portal Martínez, actual Auditor Superior de la Federación, e incluso comenta ante sus amistades, que en algún momento fue su subordinado, debiéndole –dice Leyva– mucho de lo que es hoy. Cabe señalar que la Auditoría Superior de la Federación tiene pendiente notificar a la UAM sobre los resultados de una auditoría realizados a la cuenta pública 2015 en donde se detectó un presunto daño o perjuicio a la hacienda pública federal por más de 253 millones de pesos por parte de la Universidad.

También el rector de la Unidad Cuajimpalpa, Eduardo Peñalosa, también tiene permiso del Vega y Manjarrez para entrarle al nepotismo.

Por su parte, Cristina Olvera,  secretaria particular del rector general, también participa en la red de nepotismo. En la nómina tiene a su hija, yerno, cuñado y sobrina, todos tienen el sello de ser parientes de una alta funcionaria de la UAM que les consiguió el puesto sin el menor esfuerzo.

Aunque la ley orgánica de la UAM no impide contratar a familiares, Vega, Manjarrez y sus amigos han aprovechado ese vacío legal para contratar y maniobrar para sus intereses personales, olvidando su investidura de máximas autoridades con ética y moral que la Universidad les confiere, además de la confianza depositada en ellos por parte de la Comunidad Académica, Junta Directiva y Patronato.

La siguiente radiografía expone un breve asomo sobre las redes familiares de Vega, Bazúa y Leyva, en donde el cómplice central es Manjarrez, quien como secretario general, autorizó y firmó las contrataciones familiares.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por mensajepolitico
Cargue Más En CirculoDigital
Comentarios cerrados

Mira además

Bad Bunny da positivo a coronavirus

El artista puertoriqueño Bad Bunny dio positivo a la prueba de COVID-19, por lo que no par…